PRODUCCIÓN DE HORTALIZAS ORGÁNICAS PARA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA DE LOS NIÑOS Y JÓVENES DE LA ALDEA INFANTIL WESTFALIA KINDERDORF

PRODUCCIÓN DE HORTALIZAS ORGÁNICAS PARA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA DE LOS NIÑOS Y JÓVENES DE LA ALDEA INFANTIL WESTFALIA KINDERDORF

Kelvin Muñoz C., Yuliana Vilca C., Marilyn Mercedes C.
Estudiantes  de la Facultad de Agronomía, Universidad Nacional Agraria La Molina
Jorge Tejada
Docente de la Facultad de Agronomía, Universidad Nacional Agraria La Molina

Introducción

En la Aldea Infantil Westfalia Kinderdorf (AIWK), se producen hortalizas destinadas al consumo de las niñas, niños y jóvenes que alberga la aldea, cuya producción se desarrolla de manera artesanal y no cubre la demanda de la aldea.

Con una orientación técnica en la instalación y manejo del biohuerto se puede incrementar la producción y calidad de las hortalizas y así cubrir las necesidades de la aldea infantil.

Por ello, que los estudiantes de la Facultad de Agronomía, en coordinación con el Club Rotaract Magdalena, la AIWK y la Oficina de Extensión Universitaria y Proyección Social de la UNALM, nos propusimos desarrollar un biohuerto cuyo objetivo fuera fortalecer las capacidades técnicas de las niñas, niños, jóvenes y tíos para la producción orgánica de hortalizas, incrementar su producción y contribuir a la seguridad alimentaria de la aldea infantil.

Metodología

El proyecto se desarrolló en la AIWK ubicada en el distrito de Cieneguilla – Lima con la participación de 71 beneficiarios entre niñas, niños y jóvenes, tres tíos de la aldea y 12 jóvenes integrantes del Club Rotaract Magdalena. La conducción técnica estuvo a cargo de un docente y tres estudiantes de la facultad de Agronomía del sexto, noveno y décimo ciclo.

Las actividades del proyecto se ejecutaron en cuatro etapas, la primera de agosto a diciembre del 2017, la segunda de febrero a abril, la tercera de mayo a julio y la cuarta de agosto a octubre del 2018.

Los talleres de capacitación se desarrollan en 12 sesiones con una duración de 4 horas cada una, los días sábados durante el ciclo del proyecto.

La práctica se realizó en el tinglado de la aldea que tiene un área de 1000 m2 y se divide en 20 camas de cultivo donde se sembraron diversas hortalizas, con riego tecnificado.

Resultados

Se mejoró la calidad y producción de hortalizas orgánicas como rabanito, zanahoria, beterraga, brócoli, lechuga, col, espinaca, perejil, pepino, zapallo, entre otros, con lo cual se cubrió las necesidades de la aldea contribuyendo a la seguridad alimentaria de las niñas, niños y jóvenes que pernoctan en este recinto.

Con la implementación de las actividades en el biohuerto se fortalecieron las capacidades técnicas en la producción de hortalizas orgánicas a 71 beneficiarios entre niñas, niños y jóvenes, y tres tíos de la aldea, incrementando su producción para su seguridad alimentaria.

Se generó un alto grado de compromiso e interés en la producción orgánica al punto que muchos niñas, niños y jóvenes realizaron réplicas y lo presentaron en su centro de estudios para participar en concursos organizados por la UGEL en la que quedaron como finalistas.

Conclusiones

Las actividades ejecutadas en el biohuerto de la AIWK ha permitido desarrollar capacidades técnicas en los beneficiarios generando interés en producir hortalizas orgánicas de mejor calidad contribuyendo a su seguridad alimentaria. Por otro lado, la experiencia adquirida como estudiantes de la universidad que participamos en las cuatro etapas del proyecto es gratificante y enriquecedora, puesto que, se pudo conocer la realidad de una aldea infantil, hacer nuevas amistades, buscar métodos didácticos de enseñanza y finalmente fortalecer capacidades de relación interpersonal, puntos importantes para la formación de un profesional integral.

 

Compartir